La vida es ahora. Una décima de segundo puede cambiar tu vida.


Hace pocos días ocurría uno de esos sucesos trágicos que te dan que pensar. Una de esas noticias que te dejan la sangre helada y que por un momento hace que se te corte la respiración ... Un accidente de tráfico de un amigo.




Y es que la vida es cuestión de segundos, a veces, incluso es cuestión de una décima de segundo que se puede traducir como en este caso en un accidente de tráfico, otras veces puede significar perder o no perder un tren o un avión, atender o no una llamada de teléfono, etc.

Sea como sea, tu vas bien por la vida, por donde tienes que ir, haciendo lo correcto, y de pronto, donde menos te lo esperas la vida te presenta una situación de la que a veces no podemos escapar. No sabes como ha sido, pero así fue. Tu ibas bien, por tu camino, respetando las reglas, jugando al juego de la vida, que no se juega de ninguna otra manera que no sea viviéndola. Y de pronto, ¡zas! un accidente de tráfico, un despido, un divorcio, una enfermedad, propia o de una persona cercana ... y miles de vicisitudes que pueden ocurrir y que hacen que en una décima de segundo todo pueda cambiar.

A veces la imprudencia es cometida por una tercera persona, -los accidentes son así- otras veces somos nosotros los que cometemos las imprudencias, sea como sea tu vida puede cambiar en 0,1 segundo.

Y después cuando te llega la noticia de esa persona a la que le ocurrió algo, a veces sin posibilidad de remedio es cuando llegas a la conclusión de que "la vida es ahora", hay que vivir la vida, nunca sabes que te va a pasar, para qué tantas preocupaciones, estrés, ansiedad, no merece la pena ... te suenan todos estas expresiones que a veces surgen en las conversaciones de un cementerio, en la sala de urgencias de un hospital, o en la antesala de la habitación de una persona enferma que no tiene buen pronóstico.

Y si, se nos olvida, en pocas horas, días, semanas o meses, el monstruo de la rutina nos abraza y estamos nuevamente inmersos en el frenético ritmo del que hemos prometido alejarnos.

Si estás leyendo esto, y espero que no sea en una mala situación, te invito a que hagas tuyo el pensamiento de que la vida es ahora, la vida pasa sin remedio, no podemos no querer que pase la vida, es como un río que avanza imparable hacia el mar.

Vivimos pendiente de una un reloj, una agenda, un móvil ...

Recuerda ¡la vida es ahora!. Una décima de segundo puede cambiar tu vida


Saludos cordiales.

José Miguel Gil

Psicólogo & Coach Profesional Sénior 10161

Coaching Personal, Ejecutivo, Empresarial y de Equipos
Experto en Gestión del Cambio.
Consultor y Trainer en Solución Creativa de Problemas.
Conferenciante y Formador.
Gerente de  COANCO 
Presidente de  ASESCO Asociación Española de Coaching

www.josemiguelgil.com
www.coanco.es
www.asescoaching.org

                                                           

No hay comentarios: