Liderazgo compartido y cooperativo. El Intraemprendedor.

En un entorno incierto a nivel social, político y económico el futuro se antoja complicado y con una gran multitud de variables independientes que no podemos controlar.

En este ámbito incierto nos encontramos que los emprendedores, gerentes, directivos y personas que lideran organizaciones, sean del ámbito que sea, desde una organización sin ánimo de lucro, a una entidad educativa, un ente público o privado, o una empresa,  se enfrentan a circunstancias en las que no es fácil tomar decisiones, ni mucho menos desarrollar planes de acción con la garantía de que vayan a salir 100 x 100 bien.

Esta situación actual nos hace enfrentarnos a un nuevo paradigma de pensamiento para el que en muchos casos no estamos preparados. Por este motivo es necesario desarrollar nuevas competencias personales y profesionales que nos conduzcan a un nuevo paradigma de liderazgo. Un liderazgo compartido, que nos ayude a desarrollar al máximo el potencial de las personas con las que trabajamos, las cuales a su vez se han de convertir en líderes de sus propios compañeros. 

Un liderazgo, compartido y cooperativo que nos ayuda a desterrar modelos de pensamiento que si alguna vez funcionaron ya hace tiempo que dejaron de hacerlo. Cada vez más se impone el grupo al individuo. El individuo que lidera, junto con sus compañeros, por lo que hablamos de co-lideres que cogen las riendas de las organizaciones en las que participan.


Se mezcla el  liderazgo compartido con el Intraemprendedor, con el fin de lograr unidades de trabajo/negocio que sean sostenibles de forma autónoma, y donde cada una de las personas integrantes del grupo asuma la responsabilidad que les corresponde.


Hablamos de aprender a pensar, aprender a descubrir que soluciones, y sobre todo que acciones se pueden llevar a cabo para lograr superarnos a nosotros mismos, y lograr nuestros objetivos.

Hemos de potenciar en el seno de nuestras organizaciones y equipos el espíritu del intraemprendedor, espíritu que se apoya en ese sentimiento de gestionar y liderar proyectos dentro de ese ecosistema al que pertenecemos, y al que queremos apoyar como si fuera nuestra propia  empresa.


Saludos cordiales.


José Miguel Gil

Psicólogo & Coach Profesional Sénior 10161

Coaching Personal, Ejecutivo, Empresarial y de Equipos
Experto en Gestión del Cambio.
Consultor y Trainer en Solución Creativa de Problemas.
Conferenciante y Formador.
Gerente de  COANCO 
Presidente de  ASESCO Asociación Española de Coaching

www.josemiguelgil.com
www.coanco.es
www.asescoaching.org

                                                           

Cada gran negocio ha sido creado por alguien con una gran idea de negocio, no por alguien con una gran idea de gestión

Como reza el nombre del artículo "Cada gran negocio ha sido creado por alguien con una gran idea de negocio, no por alguien con una gran idea de gestión. Lo crea alguien que ha inventado algo, aunque para subsistir como negocio tendrá que saber solucionar también algunas cuestiones clave de gestión"  Esto lo dice Gabriel Ginebra en su libro  "El japonés que estrelló un tren para ganar tiempo" de la Editorial Conecta.

Coincido y estoy completamente de acuerdo con esta magnífica reflexión que revela una verdad que está desvirtuada por tanto virtuoso del MBA, en ocasiones por MBA en "paro" y licenciados en Administración y Dirección de Empresas.

Hay mucho experto muy bien posicionado en Facebook, Twitter, Google +, etc... que desde su tribuna mediática nos dicen como tenemos que hacerlo, osea como montar una empresa, y nos dan "las diez claves para triunfar en los negocios",  o  "los 10 secretos del éxito en los negocios" o artículos o entradas con títulos similares. De hecho, me acabo de inventar estos dos.

 Yo no tengo un MBA, no tengo tiempo para poder hacerlo, estoy demasiado ocupado trabajando, y aunque es una de esas espinitas que tengo y que un día me quitaré, de momento está en la lista de tareas pendientes.

José Miguel Gil  www.josemiguelgil.com
- Regalo de una alumna -


Cuestiones privadas a parte, ciertamente tengo que confesar que cada vez detesto más aquellas personas que sin haber creado una empresa nunca, o haber emprendido una actividad profesional -independientemente del tipo que sea- se atreven a decirte como tienes que gestionar tu empresa.

Saber gestionar es muy importante, no cabe duda, y estos estudios que antes mencioné, también son muy importantes, ojo, y antes de que nadie se sienta ofendido, quiero dejar claro que hablo desde el respeto, por supuesto que la formación y la cualificación es fundamental, ahora bien, no confundamos la teoría con la práctica. Y aquí me acojo a dos tópicos, primero "el papel lo aguanta todo", y segundo, "el movimiento se demuestra andando". Yo soy de los segundo, de los de acción, como podrán atestiguar algunos de los que me conocen.

Como dice Gabriel Ginebra "Hay personas que escriben libros sobre lo que han aprendido en los negocios, y otros que creen que saben de negocios por lo que han leído en los libros"

 Por supuesto que es conveniente ser gestor, y si es posible, buen gestor para poder llevar a buen termino el proyecto, pero por favor no denostemos el valor del trabajo puro y duro sobre el terreno, sobre el mercado, con los clientes directos, con las campañas de publicidad, con los presupuestos a clientes, con las negociaciones reales, y no "las que estudiamos en escuelas de negocios", etc.

Yo ya he cerrado una empresa, y tendré que pagar las consecuencias de ese fracaso  (sin eufemismos) 25 años.  A veces las cosas salen mal y otras salen bien. De momento, en mi actual proyecto empresarial va todo muy bien, ahora bien, mañana no sabemos, y es que como dicen algunas publicidades "rentabilidades pasadas, no garantizan rentabilidades futuras".

Saludos cordiales.


José Miguel Gil
Coach Profesional Sénior 10161

Coaching, Motivación, Liderazgo.
Conferenciante,Psicólogo, Gerente de  COANCO 
Presidente de  ASESCO Asociación Española de Coaching

www.josemiguelgil.com
www.coanco.es
www.asescoaching.org

                                                           

Sueños, ilusiones y lágrimas saladas

Los sueños a veces se tiñen de lágrimas saladas.

Sueños, ilusiones que a muchas veces no llegan a buen puerto, y que otras veces, quizás las menos, sí que aterrizan en el lugar donde los sueños se hacen realidad.

Hay un refrán que dice que "El que la sigue la consigue". Y yo creo en ello. 

Cuando tienes una visión, una ilusión que cumplir, y pones la carne en el asador, a veces no queda más remedio que este sueño se cumpla. Sin embargo no quiero que pienses que soy de los que piensan que  las cosas ocurren por sí solas. El trabajo, mucho trabajo, y por qué no, a veces un poco de suerte contribuye a que las cosas ocurran.

Hoy quiero celebrar el milagro del éxito, de la confianza en uno/a mismo/a de tener la fe de seguir los sueños y no ceder a las primeras de cambio. Soy consciente, y sé de primera mano que cualquier sueño lleva aparejado un precio a pagar.

Una de las preguntas que en ocasiones utilizo con mis clientes de coaching, independientemente de que sean de coaching personal, ejecutivo o empresarial es la pregunta ¿qué precio estás dispuesto a pagar por conseguir tu sueño, tu objetivo?


Porque no te engañes, la cara "b" del disco del éxito es lo que te pierdes por el camino en muchas ocasiones.



Cualquiera que se denomine emprendedor, que inicie una aventura empresarial o profesional sabe bien lo que es renunciar a pasar tiempo con amigos, familia, hijos. 

Cualquier persona que se atreve a dejar su pueblo, su ciudad, su país, para lograr algo, para llegar donde quieren llegar, saben de lo que hablo.

Sin embargo, hoy quiero celebrar que hay personas que aunque tropiezan se levantan, se sacuden el polvo, se ajustan las botas y siguen el camino.

Es cierto que a veces las cosas se ponen cuesta arriba y que la tentación de tirar la toalla se hace insoportable en ocasiones, pero igualmente pienso que es cuestión de ser cabezón, de perseverar, y de "tirar pa´lante".

A veces lloramos porque no conseguimos las cosas, y algunas lágrimas han rodado por la cara de cualquiera que se llame a sí mismo emprendedor/a.

Hoy quiero celebrar que los sueños ocurren, y que uno que ha llegado más allá de los mejores sueños soñados.


Los sueños a veces se tiñen de lágrimas saladas ... ¡De alegría! 


¡Gracias por tu visita!

Saludos cordiales

José Miguel Gil
Psicólogo & Coach Profesional Sénior 10161

Coaching Personal, Ejecutivo, Empresarial y de Equipos
Experto en Gestión del Cambio.
Consultor y Trainer en Solución Creativa de Problemas.
Conferenciante y Formador.
Gerente de  COANCO 
Presidente de  ASESCO Asociación Española de Coaching

www.josemiguelgil.com
www.coanco.es
www.asescoaching.org

                                                           

La vida es ahora. Una décima de segundo puede cambiar tu vida.


Hace pocos días ocurría uno de esos sucesos trágicos que te dan que pensar. Una de esas noticias que te dejan la sangre helada y que por un momento hace que se te corte la respiración ... Un accidente de tráfico de un amigo.




Y es que la vida es cuestión de segundos, a veces, incluso es cuestión de una décima de segundo que se puede traducir como en este caso en un accidente de tráfico, otras veces puede significar perder o no perder un tren o un avión, atender o no una llamada de teléfono, etc.

Sea como sea, tu vas bien por la vida, por donde tienes que ir, haciendo lo correcto, y de pronto, donde menos te lo esperas la vida te presenta una situación de la que a veces no podemos escapar. No sabes como ha sido, pero así fue. Tu ibas bien, por tu camino, respetando las reglas, jugando al juego de la vida, que no se juega de ninguna otra manera que no sea viviéndola. Y de pronto, ¡zas! un accidente de tráfico, un despido, un divorcio, una enfermedad, propia o de una persona cercana ... y miles de vicisitudes que pueden ocurrir y que hacen que en una décima de segundo todo pueda cambiar.

A veces la imprudencia es cometida por una tercera persona, -los accidentes son así- otras veces somos nosotros los que cometemos las imprudencias, sea como sea tu vida puede cambiar en 0,1 segundo.

Y después cuando te llega la noticia de esa persona a la que le ocurrió algo, a veces sin posibilidad de remedio es cuando llegas a la conclusión de que "la vida es ahora", hay que vivir la vida, nunca sabes que te va a pasar, para qué tantas preocupaciones, estrés, ansiedad, no merece la pena ... te suenan todos estas expresiones que a veces surgen en las conversaciones de un cementerio, en la sala de urgencias de un hospital, o en la antesala de la habitación de una persona enferma que no tiene buen pronóstico.

Y si, se nos olvida, en pocas horas, días, semanas o meses, el monstruo de la rutina nos abraza y estamos nuevamente inmersos en el frenético ritmo del que hemos prometido alejarnos.

Si estás leyendo esto, y espero que no sea en una mala situación, te invito a que hagas tuyo el pensamiento de que la vida es ahora, la vida pasa sin remedio, no podemos no querer que pase la vida, es como un río que avanza imparable hacia el mar.

Vivimos pendiente de una un reloj, una agenda, un móvil ...

Recuerda ¡la vida es ahora!. Una décima de segundo puede cambiar tu vida


Saludos cordiales.

José Miguel Gil

Psicólogo & Coach Profesional Sénior 10161

Coaching Personal, Ejecutivo, Empresarial y de Equipos
Experto en Gestión del Cambio.
Consultor y Trainer en Solución Creativa de Problemas.
Conferenciante y Formador.
Gerente de  COANCO 
Presidente de  ASESCO Asociación Española de Coaching

www.josemiguelgil.com
www.coanco.es
www.asescoaching.org