¿Coaches Profesionales? ¡Coaches sin ética!

Navegando por la red me encontré un anuncio de un Coach al cual tenía en alta estima (hasta hoy), el cual anunciaba que participaba en un importante curso de formación vinculado a una empresa en una ciudad española.

Me pongo a ver el anuncio y el currículum de esta persona, ya que me llamó la atención, y decía que era Coach Ejecutivo PCC por ICF (International Coaching Federation).

Pensé, voy a entrar en el perfil de ICF para ver su ficha y ver que hace, especialidades, etc.
Me voy al buscador de la web:

http://www.icf-es.com/mwsicf/encontrar-coach-icf-espana

Esta persona me sorprende porque aunque dice que es PCC de ICF, en la web de la misma no sale. Pensé, me he debido equivocar. Ya sabéis, hice la búsqueda con acentos, sin acentos, y ya intrigado busqué hasta por ciudad.

 Y no, no lo he encontrado por ningún lugar en la web de ICF.
 Me fui al perfil de Linkedin de esta persona, y ahí también dice que es PCC por ICF.
 Vaya tela, que chasco me he llevado. La verdad es que me ha defraudado mucho. Lo más flagrante es que es un Coach que lo veo que se mueve mucho por las redes sociales, da clases en escuelas de negocios, tiene libros,  ebooks, vídeos, etc.

La verdad es que esta búsqueda infructuosa me dejó cierta desazón, y llevando más de 10 años dedicándome a esto del coaching en exclusiva, conozco mucha, pero que mucha gente, y por este motivo, y aprovechando que estaba delante del buscador, y ya puestos pensé nuevamente, voy a hacer algunas comprobaciones al azar de profesionales que conozco.

Pensé en algunos de ellos de relevancia pública,  del mismo perfil  que el de antes, de los que han escrito libros, canal en youtube, etc. personas con las que he tenido -incluso-  en alguna ocasión,  la oportunidad de debatir en foros profesionales, colegios de psicólogos, congresos, etc.  y ¿qué me encuentro?

Pues me encuentro que a muchos de ellos no los encuentro donde se supone que los tenía que encontrar.

Mi grado de estupefacción va en aumento, y pienso, ¡no puede ser! Otra persona que dice que es PCC de ICF, -que lo dice así en su perfil de Linkedin- y que tampoco sale en la web de ICF.
¡Tiene que ser un error! ¡Yo respeto a estas personas y no salen en la web de ICF!

Me pongo al azar a buscar en linkedin personas que dicen ser de ICF y lógicamente me encuentro con algunas. Voy comprobando en la web,  y en efecto, el buscador de la ICF  las encuentra perfectamente. Voy metiendo nombres de profesionales que dicen estar en ICF y muchos de ellos salen y otros muchos no, con lo cual, el buscador funciona perfectamente, aunque no encontré a los otros dos "reputados profesionales" arriba mencionados.

Ya que estaba "disfrutando" de ver como profesionales a los que respetaba han perdido todo su valor para mí,  volví a pensar, ya puestos, voy a hacer lo mismo con ASESCO, y es que en todos los sitios cuecen habas, y soy consciente de que en todos los sitios te encuentran de todo, y sobre todo para no parecer "sospechoso" de que barro para casa.

Para ello realicé la misma operación, busqué en linkedin profesionales que se definen como pertenecientes a  ASESCO, algunos nombres que conozco,  y procedí a comprobar en el buscador de coaches de ASESCO si estaban o no asociados.

http://www.asescoaching.org/buscar-un-coach/

El resultado fue exactamente el mismo. Profesionales que decían ser CPC o CAC de ASESCO y que no salen en el buscador de coaches de ASESCO.

Y esto es lo que hay en el panorama. ¡Vaya tela!

 Te encuentras "profesionales" que dicen dedicarse al coaching, que dicen que pertenecen o forman parte de una asociación, se llame ésta ICF (International Coaching Federation) o se llame ASESCO, Asociación Española de Coaching y que sin embargo no lo son.

La verdad es que sientes frustración cuando te dedicas al coaching de forma profesional, y tratas de buscarte la vida de forma honesta y ves lo que ves.

Por ello, si buscas un coach profesional, por favor contrasta que es un profesional de verdad.
La mejor manera es tener el respaldo de una asociación profesional, -da igual la que sea- pero que tenga cierto peso y respaldo. Esto no es garantía de nada, pero al menos sabrás que cubre ciertos estándares.


Después están los coaches que no pertenecen a ninguna asociación.
A lo largo de todos estos años he conocido y trabajado con algunos profesionales que no están adscritos a ninguna asociación, pero su honestidad y ética profesional está mas que probada.

Por otra parte están los que se definen como "coaches profesionales" y que no pertenecen a ninguna asociación por motivos diferentes, porque no quieren pagar una cuota, porque piensan que no sirven para nada,  porque dicen que sólo sirven para sacar los cuartos, y un montón de razones, etc. A todos ellos los respeto y estimo, pero como todo en todos los sitios, de todo hay.

Los "profesionales de una profesión" se suelen agrupar en asociaciones profesionales, colegios profesionales de diversa índole o condición, entre otros podemos encontrar, colegio de médicos, colegio de agentes comerciales, colegio de abogados, etc. Y los coaches profesionales se "agrupan profesionalmente" en torno a las asociaciones de "coaches profesionales".

Formar parte de un colegio o de una asociación de profesionales no garantiza que este profesional sea un gran profesional. La pericia, la experiencia y el bagaje de cada profesional se va curtiendo con los años, y uno se decanta por uno u otro profesional en función de gustos, afinidades, o el criterio que le venga bien, pero al menos garantiza una cualificación profesional, en muchos casos una experiencia mayor o menor, y cuanto menos, que se ha acogido a un código deontológico.

¿Dónde me lleva toda esta reflexión?

Pues a que hay mucho trabajo que hacer para defender las bondades del coaching, y los buenos resultados que puede facilitar, y que hay mucho personaje por ahí que se auto proclama como Coach Profesional y ya le vale.

Algunos pertenecemos a asociaciones de coaches profesionales, en mi caso ASESCO, estamos colegiados en algún colegio de psicólogos, y nuestras empresas están inscritas en un registro mercantil.
Presentamos en las empresas en las que trabajamos certificados de que estamos al día de nuestras obligaciones tributarias, o hemos hecho el bastanteo de la escritura de la sociedad cuando hemos participado en algún concurso o  convocatoria pública.


Pertenezco a ASESCO como  Coach Profesional Sénior CPS 10161.

http://www.asescoaching.org/coaches-profesionales/jose-miguel-gil-coto/



Estoy colegiado en el Colegio de Psicólogos de Andalucía Oriental y si pone mi nombre en el buscador así le saldrá.

http://www.copao.com/index.php/2012-11-14-11-54-39/verificacion-de-colegiados




Mi empresa COANCO.   www.coanco.es   Está inscrita en el registro mercantil de Málaga.

Y después de todo esto, sólo me queda recomendarle que si va a buscar un profesional, puede que sólo le lleve un minuto comprobar si lo que ese profesional dice que es, es correcto o no.

 Es tan fácil como buscar en el buscador de coaches correspondiente si lo que dice que es, lo puede probar.

La cuestión de todo esto es que algunos "profesionales" han perdido todo mi respeto, sobre todo cuando en su día han firmado un código deontológico que entre otras cosas dice que:

Código ético de ICF:

"Identifico fielmente mis cualificaciones, pericia, experiencia, formación, certificaciones y credenciales de la ICF".





Código ético de ASESCO: 

"Reconozco exactamente mi nivel de competencia en coaching, y no exageraré mis calificaciones, especialidades o experiencia como coach".


"Permítame que insista" si busca un Coach Profesional, compruebe lo que dice. 
Que después vienen las sorpresas.

Yo no llegué al coaching ayer.

Saludos cordiales.

José Miguel Gil

Coach Profesional Sénior CPS 10161 y Psicólogo Colegiado AO-10124
Con una experiencia profesional de más de 20 años y más de 2500 horas de sesiones de coaching.
Más de 4500 horas de formación impartidas.
Conferenciante, formador y consultor experto en comportamiento humano. organizacional y de equipos.


Gerente de COANCO Coaching y Presidente de ASESCO, Asociación Española de Coaching.



No hay comentarios: