El Coach externo, y como el Coaching ha venido para quedarse.

Ya he hablado de la cada vez más aceptada profesión de Coach.

El Coaching, y la profesión de Coach, como nueva profesión  ha venido para quedarse y emerge cada vez con más fuerza, y eso ocurre porque cada vez más personas de forma particular o a nivel empresarial deciden contarle “sus cosas” a alguien. Temores, incertidumbres, inseguridades, decidir sobre nuevas perspectivas de negocios, toma de decisiones en general, gestión del tiempo y un largo etcétera, son terreno abonado para aquellas personas que desean que alguien les ayude en alguna dirección.

Esa es la profesión de Coach, que se puede definir como un profesional liberal que acompaña a las personas, empresas, organizaciones a lograr y clarificar sus objetivos de una forma distinta.

Si anteriormente hablábamos del  Coach Interno  como un profesional que forma parte de la plantilla de la empresa u organización a la que pertenece, con sus ventajas e inconvenientes, en esta ocasión hablaremos del  Coach Externo que es un profesional externo a la organización al que se contrata para el logro de unos determinados objetivos que vienen marcados por la empresa.

Lo más habitual es que los Coaches sean profesionales independientes, que en el caso de realizar trabajos de más envergadura por el tamaño del  proyecto que reciben trabajen con otros compañeros  Coaches en la realización de dicho proyecto.

La ventaja de contratar  un profesional independiente a la organización viene determinada por que va a aportar una nueva visión de la organización, un nuevo reflejo, una nueva mirada acerca de lo que ocurre. El coach se cuida de ser imparcial y objetivo, y esa es parte de la razón de ser del mismo.

En ocasiones visitas una empresa, y  puedes ver que  algo no va bien, y ni tan siquiera los mismos integrantes de la empresa saben decirte  específicamente que es aquello que no va bien.

La aportación del coach al actuar de espejo sin juzgar ni valorar hace que las personas descubran nuevas perspectivas  que a veces estaban delante de sus propias narices y no ven, o no quieren ver.

Otra ventaja que puede aportar el coach externo  si logra una buena relación profesional con el  cliente o coachee en el proceso de Coaching, es que éste se abra y sea capaz de ofrecer y aportar soluciones y contribuciones que a lo mejor no haría ante alguien de su propia empresa por miedo a ser juzgado o criticado por las propuestas que hace, o por que se dude de sus criterios.

Por el contrario, también presenta desventajas, ya que  es necesario invertir un tiempo en clarificar cual es la situación de partida, saber si realmente todo el mundo está comprometido en alcanzar soluciones, y si una vez aportadas se llevarán a cabo por la dirección.

Una importante desventaja es que el cliente o coachee con el que se va a trabajar puede pensar que es evaluado, o examinado con alguna intención.

En  otras ocasiones puede que trabajemos con una persona que no tiene toda la capacidad ejecutiva o de decisión y capacidad parar implementar esas decisiones que se tomen, lo que puede hacer que se frustre ante la falta de respuestas a sus propuestas de mejora.

En definitiva podemos concluir que de alguna manera el Coaching ha venido para quedarse, si bien es cierto que como nueva profesión llevará su tiempo aunque cada vez más se demandan y solicitan los servicios de Coaching.


Saludos cordiales

José Miguel Gil
Coach Profesional
Psicología en la Empresa 
Gerente de  COANCO 
Presidente de  ASESCO Asociación Española de Coaching


                                                                 

El coach interno en las organizaciones o empresas



Cada vez resultan más familiares términos como Coaching, Coach, Coaching Personal o Life Coaching y Coaching Ejecutivo y Empresarial o Executive Coaching.





Hoy hablaremos de los coach que desempeñan su actividad en el seno de una organización, como puede ser una empresa, y que se denominan Coach Interno.



En la práctica del coaching en las organizaciones y empresas podemos distinguir dos figuras, una sería la del Coach Interno y otra la del Coach Externo a la organización que se contrata por ésta última como proveedor de servicios  en forma de procesos de Coaching, o de formación en Coaching.

El  Coach interno  sería un empleado de la propia organización que ejerce las funciones de Coach en el marco de la organización para la que trabaja y que se encuentra de forma permanente formando parte de la plantilla de la misma. Suelen ser personas del área de Recursos Humanos o del departamento de formación quienes desempeñan esta tarea con sus compañeros.

La ventaja, es que conocen la cultura de la organización o empresa en la que se está trabajando y toda la estructura interna de la misma, así como los aspectos relevantes de la misma. Incluso si son organizaciones o empresas no excesivamente grandes, como son la mayoría de la pymes conocen a todo el personal.  Otra de las ventajas es que al formar parte de la plantilla supone un ahorro en costes, al no tener que venir un profesional de fuera de la organización.

Cada vez es más frecuente que personas de las organizaciones se formen o hagan cursos de Coaching para poder lograr un mejor desempeño de sus funciones, y de los colaboradores o compañeros con los que hacen Coaching.

La desventaja es que justamente el propio conocimiento de la organización así como de sus prejuicios, limitaciones, o creencias, condicionen la objetividad que se le supone al coach en el desempeño de su función. Al mismo tiempo puede haber mayor dependencia con los superiores inmediatos del departamento en el que trabaje el coach interno, que pudieran de alguna manera afectar al resultado de su trabajo.

El coachee o cliente se puede sentir cohibido de alguna manera al  hablar con un “Coach” que forma parte de la organización en que trabaja, por lo que pudiera no sentirse libre de actuar con la naturalidad o espontaneidad que podría hacer si lo hiciera con alguien de fuera.

En cualquier caso el balance suele ser positivo y orienta la balanza a favor de las ventajas, más que de las desventajas.


Saludos cordiales

José Miguel Gil
Coach Profesional
Psicología en la Empresa 
Gerente de  COANCO 
Presidente de  ASESCO Asociación Española de Coaching


                                                                 

¿Por qué es importante el Coaching?


Cada vez más se oye hablar acerca del coaching, y se escucha hablar de la “moda del coaching”. Que ha ocurrido para que cada vez más personas se planteen algún cambio en sus vidas, ya sea a nivel personal, o nivel profesional o empresarial.

De pronto hay personas que en mitad de esta crisis que estamos soportando en los últimos años se empiezan  a hacer preguntas como:

¿Qué es lo importante para mí?

¿Qué podría hacer diferente?

¿Qué objetivos o metas quiero lograr?

¿Cuáles son mis deseos, anhelos?

¿Se hacen mis sueños realidad?






"Yo te acompaño"

 El coaching ha venido para ayudarte a responder a estas preguntas, para lograr que te pongas en marcha y facilitar que  puedas trabajar con tus sueños y  convertirlos en realidad. Aunque como se decía en una famosa serie de televisión “la fama cuesta”,y  eso significa que hay que  trabajar. 

Y la verdad sea dicha, a veces no estamos tan dispuestos a trabajar por aquello que decimos que queremos conseguir o tener.

Algunas de las razones por las que el coaching es importante es porque:

·      Ayuda a las personas a transitar por los tiempos de cambios convulsos en los que estamos de una manera más sencilla y adaptativa, haciendo que donde se vean problemas se puedan ver oportunidades, o al menos atisbos de oportunidades.

·         Trabaja con el eje central de las personas, con sus creencias acerca de lo que puede o no puede hacer, con sus valores intrínsecos, y se centra en lo más importante que puede tener una persona, su compromiso de trabajar y luchar por lo que realmente quiere.                                                   

·      El coaching te ayudará a aceptar que todos nos equivocamos, y que igualmente todo tiene arreglo “menos la muerte”. Es cuestión de aceptar la situación en la que estamos, fijar donde queremos llegar, y ponerse manos a la obra.

·         El coaching se centra en las posibilidades y potencialidades del futuro y no en los errores pasados.

En esencia las personas llegan al coaching por una discrepancia fundamental entre lo que son y lo que les gustaría o desearían ser. A veces llegan al coaching cuando ya están “con el agua al cuello” o “desesperados” y buscan la receta mágica, que paradójicamente la llevan consigo, aunque no consigan verlo. El trabajo del coach es ese, ayudarles a “encontrar su verdad”.

Si tuviéramos que decir cuál es el denominador común que hace que una persona  llegue al coaching, la respuesta es sencilla: NO ES FELIZ.



 Saludos cordiales

José Miguel Gil

Coach Profesional
Psicología en la Empresa 
Gerente de  COANCO 
Presidente de  ASESCO Asociación Española de Coaching


                                                                 

Recomendación personal antes de hacer una formación en Coaching.

Si está pensando en hacer un curso de coaching, le invitamos a que compruebe en la web de la Asociación Española de Coaching, ASESCO, si dicha empresa tiene un programa formativo certificado en Coaching.

Cualquiera de las escuelas de coaching o  empresas de coaching que aparecen en dicha página web tienen el respaldo de ASESCO

Confíe su formación en coaching a Coach profesionales.

Estoy a su disposición para responder a cuantas dudas tenga sobre la formación en coaching.






Saludos cordiales,

José Miguel Gil

Gerente y Director de Programas formativos de COANCO
Presidente de ASESCO

El cuerpo te puede parar, pero a la mente no hay quién la pare.

Es sabido por muchas personas que los momentos de creatividad, ingenio y solución de problemas aparecen en los momentos más inesperados. Ayer me pasó haciéndome una resonancia en la rodilla.

El cuerpo se empeño este verano en pararme. Para ello me provocó una pequeña lesión en la rodilla, que si bien no me imposibilita en gran medida la vida diaria, si la que hace más fastidiosa, y sobre todo me ha dificultado el ir a trabajar a la oficina unos días, pues tenía que estar en reposo. Este verano apenas si he podido tomar vacaciones, si es que se les puede llamar así a tomar 4 días, por eso creo que me "han parado".

Proyectos imprevistos "para antes de ayer" han convertido el mes de agosto en un corre que te corre, y creo que por eso, ya que yo no me paraba el cuerpo así lo ha hecho. La sabiduría del organismo es infinita.

La cuestión es que empecé con una molestia en la rodilla, que al final me llevó al traumatólogo, quién en su reconocimiento me preguntaba que si había tenido un golpe, o sufrido un traumatismo de cualquier tipo. Lo cierto es que no recuerdo que me haya pasado nada significativo, por lo que mi respuesta ha sido que no.

En resumen, ayer tarde terminé en el Hospital haciéndome una resonancia magnética, "una experiencia casi inolvidable"  (broma) de casi 25 minutos.



 Si alguien se ha hecho una resonancia quizás pudiera reconocer o estar algo de acuerdo conmigo en que es bastante agobiante por el ruido que hace (te dan unos cascos para amortiguarlo) y porque no te puedes mover nada de nada.

Pues eso, allí estaba yo, un poco cabreado todo hay que decirlo, por el tiempo que estaba perdiendo con todo el trabajo que tenía, y pensé  ¿qué puedo hacer que no estoy haciendo?



 La respuesta fue, pues voy a tratar de relajarme (aún a pesar de las condiciones de ruido y frío que hacía en la sala) y me puse manos a la obra, por decirlo de alguna manera.

 Cerré los ojos, empecé a respirar profundamente, y traté de no pensar en nada, ¡y entonces ocurrió!. Tras estar unos minutos en esta tesitura, me vino a la mente súbitamente  la solución de un problema con el que llevo 2 días ocupado.

 ¡Ajá! ¡Mi mente me había regalado una respuesta maravillosa en el peor momento que me podía imaginar yo!

La conclusión por tanto es que puede que el cuerpo te pare, que todo se confabule para retrasarte o fastidiarte, pero a veces encuentras un regalo, porque la mente nunca se para, ni mientras duerme.

Así pues, el truco es quitar el foco de lo que te tiene obsesionado en este momento, y poner el foco en otro punto en otros aspectos. Date un paseo, juega al tenis, lee un libro o revista que no tenga nada que ver con tu trabajo o actividad, en definitiva haz algo diferente (si es saludable mejor) que te saque de tu rutina.

Visto lo visto, esta tarde me voy a ir a la playa, tengo unos cuantos asuntos sobre los que decidir, a ver que tal me va.

Saludos cordiales

José Miguel Gil

Coach Profesional
Psicología en la Empresa 
Gerente de  COANCO 
Presidente de  ASESCO Asociación Española de Coaching