¿Cómo hemos podido ser tan estúpidos?

Esta famosa pregunta se la hizo John. F. Kennedy a sus asesores después de darse cuenta del fiasco que supuso invadir la Bahía de Cochinos en Cuba, y que se tradujo en un sonoro fracaso militar y político de USA.

Viendo el panorama en el que vivimos hoy me viene a la memoria de nuevo lo que dice la Psicología Social sobre el pensamiento grupal,  las interrelaciones de los seres humanos, y como la influencia de otras personas afecta a nuestra toma de decisiones.

 El pensamiento sistémico  refuerza la teoría de que todo está interconectado, y que más allá de la individualidad como seres humanos e indivisibles que somos, formamos parte de un sistema, un colectivo o grupo familiar, de trabajo, social, equipo deportivo, etc.


Nuestras decisiones, intenciones, y sobre todo nuestros hechos están encadenados a consecuencias, unas veces positivas y otras veces negativas.

Ahora bien, saliéndonos de teorías, lo que es cierto es que en nuestro día a día solemos oír de forma habitual aquello de, “cuatro ojos ven más que dos” o decidir por “unanimidad” o “mayoría” , entre otras cosas para salvaguardar la integridad a la hora de la toma de decisiones. De alguna manera, yo lo suelo comparar con “nadar y guardar la ropa”, ya que si algo sale mal en nuestra decisión, tendremos a quién recurrir para excusarnos, o justificarnos.

El pensamiento grupal hace que las personas integrantes de un grupo se vuelvan excesivamente optimistas, y que la gente que discrepe de la tónica general se le califique como “cenizos”, “gafes”, “críticos”, etc.

Algunas técnicas que pueden ayudarte a prevenir una catástrofe que te conduzca a la pregunta del inicio ¿Cómo hemos podido ser tan estúpidos?, y que pueden ayudarte a la hora de tomar una decisión pueden ser las siguientes:


  • Informar a los participantes de los riesgos y características de la toma de decisiones en grupo. 
  • Facilitar que el director o el líder del grupo se mantengan al margen de forma imparcial.
  • Facilitar que todas las personas puedan expresar libremente sus dudas y objeciones.
  • Escuchar todas las opiniones, las que son a favor y las contrarias.
  • Aprender a ponerse en el lugar de la otra persona...


Saludos cordiales

José Miguel Gil
Coach Profesional
Psicología en la Empresa 
Gerente de  COANCO 
Presidente de  ASESCO Asociación Española de Coaching


                                                                 

No hay comentarios: